Blogia
misioncultural

Un día tan esperado

Un día tan esperado

Hoy leímos Un día tan esperado, un cuento de Nuria Armengol. En los dos grupos de Taller de Lectura y Redacción I. En el grupo de 2º A, la lectura fue hecha por tres compañeras; en el 2º B, una sola compañera convirtió en voz lo que en el texto eran letras. Las letras hacen una historia, la historia de Ana y sus choques en la familia con su papá y su mamá, y en la escuela, con sus maestras. Los más grandes reprochan a esta adolescente su falta de aplicación. Ana encuentra alivio con su grupo de amigas, en la lonchería de Matilde, que además de tortas recibe a las muchachas con buen humor, con música en los labios, con lecturas de cartas y con comprensión. Matilde parece ser la única entre el mundo adulto que comprende a este grupo de adolescentes.

El cuento narra las pláticas de las muchachas, el descubrimiento de su cuerpo, el problema de la primera regla, la emoción del primer novio.

Este cuento narra una historia, sí; una historia tejida con el material de las experiencias adolescentes de estudiantes de secundaria. Las palabras del cuento se vuelven emoción, sorpresa, revelación de un mundo parecido al propio, autodescubrimiento. Los estudiantes de ambos grupos escuchan el cuento con atención. Algo hay en esta historia que los hace dejar todo a un lado, y en 40 minutos de lectura sólo tienen oídos, ojos, inteligencia y corazón para conocer un texto que ilumina nuestro salón.

En el grupo de 2º B tuvimos música de fondo. Los momentos cumbre de la narración coincidían con los momentos vibrantes de Carmina Burana y las 4 estaciones de Vivaldi. Esto dio más emoción al ritual de lectura en voz alta. Gocé con estas dos clases. Creo que las muchachas y los muchachos también sintieron la magia de la lectura.

El cuento quedó inconcluso. La semana próxima lo terminaremos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Lourdes -

Abro el libro, sus líneas; aguas que me estremecen y razgan el sentimiento. Cuánto me acercan a la realidad o tal vez a un sueño. Me detengo y sus lineas me recorren la vida en un suspiro, en un motivo. Y se vuelven sus letras sangre de mi sangre, que interpreta sonidos, que dibuja espacios. La lectura es el gozo sencillo, el placer de sentir que el mundo es de todos.
Maria de Lourdes Maqueo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres