Blogia
misioncultural

San Agustín

San Agustín

Agustín de Hipona fue el más grande de los padres de la iglesia latina. Nació el 13 de noviembre de 354 d.C., en la ciudad de Tagaste, que actualmente se llama Souk-Ahras y pertenece a Argelia. Agustín recibió una educación que lo hizo sabio en retórica y gramática. Conoció a profundidad a los grandes pensadores de las culturas griega y romana. Fue profesor de retórica y a los treinta años de edad se convirtió al catolicismo. Once años más tarde, por aclamación popular fue ordenado sacerdote y en el año 395 es consagrado obispo de Hipona. Su vida la dedicó a enseñar, a investigar, a escribir. Creó una obra fecunda, que lo llevó a ser el más importante maestro de la iglesia primitiva. Su originalidad, universalidad y creatividad de ideas hacen que su pensamiento siga siendo valioso para nosotros. Por sus méritos fue canonizado por la Iglesia que lo cuenta entre sus más grandes santos y padres.

 

Sociedad de su tiempo

 

Le tocó vivir una época en donde el imperio romano estaba en decadencia. Los pueblos bárbaros eran una amenaza constante y comenzaban a invadir los territorios dominados por el otrora poderío romano. Las ciudades cayeron en la ruina. La gente vivía entre guerras, violencia, caos, hambrunas y confusión. La corrupción de costumbres se dejaba ver en los vicios extendidos, los excesos en la vida pública y la injusticia que predominaba.

 

Horizonte filosófico

 

San Agustín se interesó por la verdad. “Quiero conocer a Dios y al mundo. Nada más”. Se interesó realmente por la humanidad, y no sólo quiso hacer catecismo o una obra en defensa de la religión católica. Sus preguntas: ¿Cómo lograr la conversión? ¿Dónde radica la salvación del género humano?

 

Filosofía de San Agustín*

 

Fue un pensador lleno de entusiasmo (lleno de Dios), apasionado.

Vivió convencido de que lo más importante no es pensar, ni tampoco los placeres del mundo. Lo importante es el amor.

 

Soy amado, luego existo.

Ama y haz lo que quieras.

 

Creía que por el amor se llega a la verdad. Quien ama conoce a qué vino a este mundo; quien ama encuentra lo mejor de la vida.                                  

El amor humano se basa en el amor divino. Quien ama conoce a Dios. Quien ama vive lleno de Dios. Quien ama tiene fe. El amor es la fe en acción.

Para conocer hay que dudar. Todo es mudable, lo único cierto es que dudamos. Si dudas vives. Si dudas pensarás dos veces antes de actuar.

Aunque pensar no nos da la seguridad suficiente. Es necesario acudir a la interiorización.

“No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad”.

Es en el interior humano donde Dios ilumina a quien profundiza en sí mismo. “Tú eres más íntimo a mí mismo, que mi propia intimidad”.

Dios dentro de nosotros. El alma se ilumina y pone orden a los sentidos y al cuerpo. El alma recibe de Dios la sabiduría para dirigir la vida. Sin alma, sin vida interior, sin meditar sobre nosotros mismos, todo es dispersión y arañar la superficie de la vida.

Es el espíritu divino que vive en nosotros quien orienta nuestra existencia y nos impulsa a conocer, a amar. Sin Dios andaríamos sin rumbo, sin sentido, sin ideales, sin gusto por vivir.

Por esto hay que limpiar el alma; sólo el alma pura es vecina de Dios, sólo el alma pura conoce, ama, piensa bien.

Gracias a la ley de Dios todo tiene orden y sentido. La paz es resultado de seguir la ley natural divina. Cuando hay concordia entre los sentimientos, el conocimiento y la acción, hay paz en el corazón humano. Cuando hay una debida concordia entre los ciudadanos, la paz reina en la ciudad.

El ser humano se haya amenazado por la corrupción de la naturaleza que lo inclina al mal; en cambio, la gracia de Dios lo lleva al bien. Para San Agustín el desorden y la ruina de las ciudades se deben a que los seres humanos hacen mal uso de la libertad. Se dejan llevar por el orgullo, el instinto, el sentimiento de autosuficiencia, por atenerse a sus propias reglas, sin observar la ley de Dios.

La historia de la humanidad, según San Agustín, ha sido la eterna disputa entre la ciudad de los hombres y la ciudad de Dios. En esta última se observa el bien, el amor entre las personas, la solidaridad, porque hay piedad, obediencia a los valores del Evangelio.

Para salvarnos de la ruina personal y social, propone San Agustín, volvernos a la vida de Dios. Hacerlo algo vivo en nuestro corazón y en nuestro trato con los demás. Así reinarán el amor y la verdad, que es el mejor uso que podemos dar a nuestra libertad.



* Carlos Díaz, Breve historia de la filosofía, Ed. Encuentro, Madrid, 2002, pp. 56-60

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

antonia romero -

Es interesante conocer la filosofia de este padre de la iglesia te transforma y da sentido a tu vida y logra en ti definir lo equivocado que estas cuando no conoces el amor pensar que uno lo busca fuera de si mismo sin saber que lo tiene dentro El amor puro solo lo puede conocer los seres que son capaces de amar con la verdad ,aceptando todo mlo bueno que viene de nuestros semejantes la forma de ver la vida te cambia la existencia tanto que sientes que el poco tiempo de vida que nos acompaña debemos vivirlo en su maxima extención de amor y verdad.

Daniel -

Es bueno conocer la vida y obra de sn agustin,sy de mexico,tabasco el es santo patrono del pob c-32 huimanguillo,tab.hay que reconocer que el estuvo en el alcoholismo por un tiempo y que su madre santa monica con ayuda de sus oraciones se convirtio para servirle a dios.

Ricardo Marines -

EStoy tratando de saber el año en que lo canonizaron.

YELITZA -

SI PERO DEBERIAN SUBRAYAR LOS VALORES Q PREDOMINA SA AGUSTIN DEL SER HUMANO ES ALGO FUNDAMENTAL PARA UNO NO PONERC A LEER TODO ESO
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres