Blogia
misioncultural

Evaluación del segundo periodo del curso de ética

Evaluación del segundo periodo del curso de ética
Hacer videos sobre actos morales fue la novedad. La foto lo muestra. En sus escritos ustedes muchachos lo dicen: hacer el video es emocionante, permite compartir, convivir y conocer mejor a los compañeros. Es una manera interesante de aprender. Algunos compañeros dedicaron todo el día a hacer su video; hubo un equipo que invirtió dos días. Cosa que se agradece. "Hacer el video fue una manera divertida de hacer ética", escribió una estudiante de 2º A. Otra compañera escribió que "es interesante saber que todavía hay sentimientos puros. Mis compañeros escriben con sabor a vida. Lo que más me gusta del curso de ética es que dedicamos un rato escribir y a compartir los escritos; esos son momentos para dejar nuestras máscaras y ser nosotros mismos". Los de segundo A valoran mucho la amistad, los acuerdos y la voluntad para llevar a cabo los acuerdos. Eso aparece en sus textos que reflexionan sobre el escape colectivo. "Irnos estuvo mal; cómo nos fuimos, estuvo bien". Fugarse de clases no está bien; en cambio ponerse de acuerdo, hacerlo en plan de amistad y respetar los pactos, eso sí está bien. El ambiente de grupo y de compañerismo es importante para la formación de la personalidad del adolescente. Y como dijo Toño: así como nos pusimos de acuerdo para lo malo, también podemos ponernos de acuerdo para cosas buenas.
Estamos aprendiendo a reflexionar la vida, nuestros actos, según los criterios que nos dicta nuestra conciencia y según el concepto de bien y de mal que nos vamos formando. "Escuchando a mis compañeros que escriben bien me entraron ganas de cambiar", escribe Miguel. "Mi conciencia descansa porque sí le echo ganas a lo poco que hago", escribe Óscar René. "Aprendí que el mal es todo lo que nos perjudica y el bien todo lo que nos hace mejores", escribe Ricardo. "Aprendí que debemos realizar obras buenas para que la vida sea buena. Realizando el bien podemos ser felices", escribe Diana. Javier Sádaba puede estar contento y satisfecho. Los jóvenes del Teul lo están leyendo, comprenden su pensamiento y, lo más importante, lo empiezan a poner en práctica. Las ideas de nuestro curso se viven. Esto es una bendición. Me siento a gusto, realizado, feliz con estos muchachos y con este curso. Nos falta un tercio del semestre. Reforcemos lo positivo y atendamos lo que no salió bien. Así sea. Paz y bien.
 
P.D. Espero sus comentarios en este bloc de notas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres